Entre las paredes del complejo también aguarda el Bar/Cafetería y Restaurante La Sancha, haciéndolo accesible para el huésped a través de un ascensor privado que comunica este espacio con las estancias del visitante.
La línea decorativa acompasa a la de esta casa señorial que casi 500 años después vuelve a abrir sus puertas. Nuestros clientes podrán degustar los platos típicos manchegos, recetas de la cocina tradicional, así como otros tantos sabores de vanguardia del arte culinario.